Buscar
  • GCF

COACHING: UN ENFOQUE CON VALOR AGREGADO


En la medida en que la ciencia, la tecnología, el mundo de los negocios, y la propia sociedad sufren transformaciones y cambios sustanciales cada vez más vertiginosos y profundos; es perfectamente comprensible que el contexto profesional se adapte, ajuste y promueva nuevas soluciones prácticas a las problemáticas que surgen de ese panorama desafiante y complejo y a las nuevas exigencias que supone.


En este orden de ideas, el coaching aparece como una disciplina que busca contribuir al desarrollo del ser humano y las esferas colectivas en donde este se desempeña, como es el caso de las organizaciones. Desde su perspectiva profesional, este modelo pretende ofrecer soluciones a los problemas y responder a expectativas y necesidades de los individuos y las corporaciones.


La razón de ser del coaching es la materialización de proyectos, logro de propósitos particulares de personas y compañías, y en general el cumplimiento de metas e incluso sueños.


Pero ¿Qué es lo que hace de este modelo particularmente distinto y atractivo con relación a otros enfoques profesionales aplicados como la mentoría, la consultoría o asesoría y la terapia?


El primer elemento diferenciador que hace al coaching especial está precisamente en el rol; mientras que estas metodologías antes mencionadas tiene un carácter puramente asistencialista, y se basan en un diagnostico de los profesionales que los realizan, a la luz del cual formulan un plan de acción especifico a partir de sus propios conocimientos, bagaje y experiencia; al coach se le contrata para que haga un acompañamiento al cliente, que se basa en el empoderamiento y la motivación, para que este encuentre a partir de la autorreflexión e introspección fundamentada en sus experiencias, vivencias de su realidad y conocimientos, las soluciones y respuestas a sus objetivos, y formule también sus planes de acción.


En este sentido, el coach se convierte en un guía y un motivador quien inicia y mantiene un dialogo activo y permanente y dentro de un ambiente de confianza y empatía para que el cliente o coachee pueda expresarse y formular sus planes.


En segundo lugar, se podría hablar de que el coaching y particularmente el coaching de vida tiene un enfoque distinto al campo de la psicología, ya que el primero se dirige a oportunidades de desarrollo, mejoramiento y crecimiento del ser; en tanto que el segundo está orientado a determinar los orígenes, causas y síntomas asociados con algunos desordenes, problemas, conductas disfuncionales, alteraciones, comportamientos o simples manifestaciones de los individuos, para a partir de allí plantear tratamientos.


Por otro lado, se podría resaltar que el coaching está diseñado de tal forma que tiene como objetivo implícito y tácito el reafirmar valores, tanto en los individuos como en las organizaciones.


El hecho de que se basa en el autoconocimiento y el método introspectivo, y de que parte de la motivación, hace que estimule en las personas el fortalecimiento de la autoestima, la confianza, el autodeterminismo, la autonomía, el carácter y otras cualidades y atributos que hacen que las personas y ejecutivos crezcan y logren transformaciones siempre positivas.


Esta autoafirmación de valores, hace a su vez que se fomente otro efecto diferenciador del coaching frente a las consultorías o asesorías que ofrecen muchos profesionales cuando se trabaja en el campo del liderazgo. Si bien es cierto que esos servicios también están creadas para ayudar a directivos para que puedan alcanzar experiencias de liderazgo efectivas; el hecho de que el coaching fomente valores a nivel personal, hace más fácil que el liderazgo que se promueve sea más auténtico y genuino; ya que precisamente el liderazgo tiene que ver con convicciones, cualidades, habilidades, destrezas y competencias que resultan siendo una manifestación natural de lo que las personas piensan, sienten, saben y en lo que confían.

También hay que destacar que el coaching hace uso de un método más inductivo y las consultorías y asesorías de un método más deductivo. Si los individuos a través del coaching generan sus propias respuestas, estos se movilizan y gestionan para alcanzar sus metas y en ningún momento son sujetos pasivos; mientras que en las asesorías y consultorías se suministra puntualmente a las personas o directivos un plan específico y riguroso de lo que deben hacer, el cual surge de los resultados de un análisis que de alguna manera termina siendo permeado e influenciado por razonamientos y juicios de valor subjetivos de quien los realiza, los cuales determinan el diagnóstico y el plan de acción.


En el caso particular del coaching ejecutivo o corporativo se promueve una participación especial y activa del talento humano en el proceso, los cual no siempre sucede en las consultorías o asesorías, a pesar de que los modelos gerenciales hoy en día lo demandan y fomentan. El coaching será siempre más abierto al diálogo, a la comunicación, como piedras angulares de abastecimiento para formular planes de acción.


No se podría hablar de ventajas competitivas del coaching, sin mencionar que uno de los aportes más importantes que lo diferencian de otras disciplinas es que se apoya en otros campos disciplinares como lo son la programación neurolingüística y la inteligencia emocional; los cuales le otorgan una connotación especial y lo enriquecen de tal manera que aumentan y potencializan su capacidad de influencia y la multiplicidad de sus herramientas y estrategias.


En realidad, son muchos los elementos que hacen del coaching un campo profesional singular y único dentro del mundo disciplinar, además son muchas las especialidades y ramas que tienen ámbitos de aplicación muy específicos y dinámicos. Esto lo hace no solo la profesión del presente, sino la profesión del futuro, ya que cada vez más su injerencia trasciende en la vida cotidiana de las personas y las organizaciones.


Juan Manuel Baquero Bonilla

Juan Manuel Baquero Bonilla

Administrador de Empresas, Especialista en Cooperación Internacional para el Desarrollo – Magister en Sistemas de Gestión

Coach profesional, personal y de vida Experto en Herramientas Potencializadoras del coach de Human Ecology / Miembro Platinum Coach Global Coaching Federation

Actualmente en formación MANAGEMENT COACHING es una certificación internacional de coaching de Human Ecology que recoge el coaching sistémico, coaching organizacional y coaching ejecutivo para potencializar a las organizaciones de manera extraordinaria

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo